Free Web Hosting Provider - Web Hosting - E-commerce - High Speed Internet - Free Web Page
Search the Web

   Jardín Zoológico y Botánico  

Ciudad de La Plata, Buenos Aires, Argentina

 

  

Reino Animal

Menú

El zoo
Página principal
Historia
Mapa
Noticias
Grupo humano
Especies
Animales
Vegetales
Galerías de fotos
Nuestra galería
Fotógrafo (Sebastián)
Secciones
La elefante pelusa
Mi mascota
Curiosidades de animales
Juegos
Sonidos e interactividades
Chat
Ciudad de La Plata
 

Galeria de Fotos

Pelusa

La elefante Pelusa con mas de 30 años en el zoo es uno de los habitantes mas mimados del parque. Aqui puedes conocerla.. Recuerda que no se debe alimentar a los animales, puede causarles daño...

.

 

  Conociendo a los Elefantes....

 

Elefantes

 Antecesores del elefante.Los primeros proboscídeos, representados por Moeritherium, pequeño y parecido a un tapir, dieron lugar a cientos de especies que se extendieron por todos los continentes, excepto Australia. De todas ellas, hoy sólo sobreviven dos géneros, que están representados por el elefante africano y el elefante asiático. El Trilophodon, que vivió desde el mioceno (hace 23,3 millones de años) hasta el pleistoceno (hace 1,64 millones de años), tenía cuatro colmillos y se extendió por Eurasia, África y Norteamérica. Contemporáneo de esta especie era el Deinotherium, que vivió durante el mioceno y principios del plioceno y tenía los colmillos curvados hacia abajo. El Platybelodon se caracterizaba por sus colmillos planos en forma de azada, que tal vez utilizara para recoger la vegetación del agua; vivió desde finales del mioceno hasta el plioceno, y ocupó Asia y Norteamérica. El proboscídeo más grande, el mamut americano o imperial, Mammuthus imperator, estaba bien adaptado al clima frío del pleistoceno y vivió en Eurasia, África y Norteamérica. Sus dientes eran ya muy parecidos a los del elefante moderno.

Elefante asiatico Elefante africano

LOCOMOCIÓN  
A pesar del tamaño y del peso de los elefantes, que en la especie africana alcanza hasta unos 7.000 kg y en la asiática hasta unos 5.000, estos animales son ágiles y silenciosos al caminar. Sus extremidades se han engrosado para poder sostener el cuerpo y moverlo; las patas terminan en una especie de almohadilla formada por tejido adiposo que engloba a los cinco dedos, y que presenta cierta movilidad. Esta estructura está formada por un epitelio rugoso y grueso que se agarra y se adapta perfectamente a las desigualdades del terreno. El elefante alcanza en una marcha normal una velocidad de unos 6,4 km/h y cuando carga contra un enemigo o huye puede llegar a los 40 km/h. El elefante es incapaz de galopar o de saltar; sin embargo, es un nadador excelente y atraviesa ríos y lagos relativamente anchos sin cansancio aparente.

 

Trompa

La trompa es la característica más notable de la anatomía del elefante. Es el resultado de la transformación del labio superior y de la nariz en un órgano alargado, muscular y carente de huesos. Este apéndice nasolabial es utilizado para arrancar hierbas y hojas con las que alimentarse o para succionar agua. Los elefantes actuales comen un promedio de unos 225 kg de materia vegetal al día y beben hasta 190 litros de agua. Con la trompa, que en el elefante africano termina en dos prolongaciones digitiformes y en el asiático en sólo una, el animal es capaz de coger con precisión y hasta con delicadeza, cualquier objeto pequeño, como puede ser una hoja o una baya caída al suelo. Además es un órgano muy sensitivo capaz de percibir olores y sabores. También utilizan la trompa para emitir sonidos, derribar árboles, desgarrar vegetación o como pulverizador en los baños de polvo. Los elefantes llenan la trompa con polvo, que recogen en los nidos de las termitas o en zonas con tierra muy fina, para pulverizarse con él la piel del cuerpo; los dos tabiques nasales son independientes y están modificados para soportar el contacto del polvo sin que éste afecte a la capacidad olfativa y gustativa de la trompa.

 

 

Estructura social

Los elefantes son animales gregarios y la unidad social está constituida por la familia, formada por una hembra adulta y sus crías de edades distintas. Varias de estas familias se reúnen y forman rebaños que oscilan en número entre los quince y los treinta individuos; los miembros de los rebaños suelen estar emparentados y siempre son conducidos por una hembra adulta, la matriarca. También se pueden unir varios rebaños y entonces se forman manadas de hasta mil individuos. Los machos permanecen dentro de la manada mientras son inmaduros, pero luego se separan y viven en solitario, en parejas o en grupos pequeños, aunque nunca se alejan por completo del grupo matriarcal. Los rebaños del elefante asiático están formados por las hembras, las crías, los jóvenes inmaduros y un macho viejo (a veces, también hay un macho en los rebaños de la especie africana). Los movimientos del grupo están determinados por la localización de la comida y del agua; en las horas más calurosas del día permanecen inmóviles, descansando a la sombra, y cuando llega el atardecer, comienzan a moverse en busca de alimento. También aprovechan las primeras horas de la mañana y la noche para comer.

 

 

 ^ Inicio de la página ^ | Página principal | Contacto